Si eres de l@s que te has planteado alguna vez esta pregunta o, sin haberlo hecho, no te resulta del todo descabellada la idea, creo que mi post de hoy te puede interesar.

La gestión del tiempo es algo que preocupa a la mayoría de las personas; encontrar el tiempo necesario para realizar actividades que nos hagan sentir bien cada día, es algo que tod@s nos planteamos a diario. Tejer a mano requiere de tiempo, de mucho tiempo: hagamos la labor que hagamos, tendremos que tejer sus puntos uno a uno, no es algo que consigamos en unas horas, así que, una de las argumentaciones que oigo habitualmente a las personas que quieren aprender a tejer es, "me encantaría aprender pero lamentablemente dispongo de muy poco tiempo..."

¿en qué gastamos o invertimos nuestro tiempo? porque lo cierto es que todos tenemos el mismo tiempo, si somos justos, debemos reconocer que, por regla general, no trabajamos 12 horas al día, siempre nos queda algún tiempo para gastar o invertir a nuestro antojo :).


Para mi no es lo mismo gastar el tiempo que invertirlo, y este es el quid de la cuestión: gastar o invertir el tiempo. Desde un punto de vista económico, siempre es mejor invertir que gastar, las inversiones siempre reportan beneficios, los gastos no, son necesarios, pero mientras menos gastemos mejor, eso nadie lo puede negar. Pues bien,  el tiempo dedicado a tejer es una inversión, no un gasto.

Si quieres conocer los beneficios que reporta la actividad de tejer, recomiendo que leáis este artículo traducido por Portal de Labores. Personalmente encontré, o quizás retomé, el camino hacia mi bienestar, gracias al punto y conozco a much@s a l@s que también les ha ayudado...

Histoiras de estambres

Para argumentar mi alegato, os voy a definir l@s tipos de tejedor@s que, a lo largo de los casi 5 años de docencia, he podido discernir:

1.- Por un lado están las personas que tienen tiempo, bastante tiempo de libre disposición por lo que buscan una actividad placentera que desarrollar en compañía.  Tejer requiere atención, concentración, habilidad manual pero también aporta novedad, utilidad y positivismo; cuando tejemos una prenda creamos un bien tangible, único y personal. Así que, al tejer invertimos nuestro tiempo en ejercitar nuestra mente y manos, a la vez que producimos un bien: una prenda útil y satisfactoria.

2.- Por otro lado están las personas que, al contrario que las primeras, se sienten agobiadas, estresadas por la falta de tiempo para sí mismos, personas cuya actividad diaria genera en sus mentes infinidad de pensamientos difíciles de acallar. Para ellas, tejer se convierte en un momento de paz, de pausa mental: su mente debe ocuparse en la labor, en que sus manos obedezcan las ordenes del cerebro, ocupado no sólo en mantener las manos en funcionamiento sino también en ejecutar las instrucciones técnicas del patrón o diseño; ese tiempo entre los horarios del trabajo, en el autobús o tren mientras viajas, en la espera de la hora adecuada e incluso, ese tiempo de descanso, que el estrés insiste en contaminar, también puede convertirse en una inversión: nos reconciliamos con el ritmo natural de la vida, con el presente, ejercitamos la paciencia y la perseverancia que nos lleva a la consecución de un fin valioso: nuestra obra.


Yarn bombing Los Angeles

3.- Por último están las personas creativas, todos somos creativos, pero es cierto que algun@s tienen más desarrollada esta aptitud que otr@s. No me refiero sólo a personas que desean vivir de su creatividad, que también, pero el grupo es más amplio, me refiero a todas las personas a las que la creación, les produce satisfacción. Entre este amplísimo grupo de personas, hay muchas que ya han encontrado su propia actividad creativa, pero seguro, que hay otras muchas que no terminan de enamorarse del todo de ninguna de ellas. Pues bien, a estas personas especialmente, les recomiendo que prueben a tejer; el proceso es bastante rápido: una vez superada la dificultad técnica inicial, tan sólo tejiendo una pequeña prenda sencilla, se produce el flechazo: os aseguro que, si el amor está, lo descubriréis enseguida y ya os acompañará a lo largo de vuestra vida; es divertido, creativo, con niveles de dificultad que van desde 0 al infinito, como el universo matemático en el que se basa y, de nuevo, si te aplicas bien, obtienes una prenda única, creada por ti. Creedme cuando os digo que resulta muy, muy gratificante.

weareknitters


Bueno, pues ya sabes, si tienes dudas, sacúdelas y atrévete a empezar. Si no te enamora, tendrás una bonita prenda para abrigar tu cuello en invierno y, si cupido lanza su flecha, te sentirás muy afortunad@, te engancharás,  tu vida, tu armario, tu hogar, ... se enriquecerán y tú pasarás a formar parte de un club cada día más amplio, como puedes comprobar en los enlaces compartidos en los pie de fotos.  ¿te has animado y no sabes cómo empezar?  en este enlace, encontrarás toda la información sobre nuestros cursos.

Feliz regreso vacacional!

B.
Cada cierto tiempo me gusta hablar de moda y tendencias y de cómo la artesanía influye en las creaciones de las grandes firmas de moda. En esta ocasión voy a hacerlo de la pasarela Couture Primavera 2016 (París) que viene marcada por una clarísima influencia de tradición artesanal como podréis apreciar.

Empiezo por una de mis firmas preferidas, sobre todo en las últimas temporadas: Valentino; la unión de los diseñadores María Grazia Chiuri y Pier Paolo Piccioli es, desde mi punto de vista, el vivo ejemplo del refrán: "la unión hace la fuerza": su colección primavera/verano 2016, inspirada en la estética del Cuento medieval, revisa lo mejor de épocas pasadas, creando vestidos profundamente actuales a la vez que cargados de tradición y elegancia al más alto nivel. Retomando la esencia renacentista de revisión de los clásicos, estos diseñadores han conseguido crear una colección armoniosa y homogénea a la vez que muy variada en estilos, en ella podemos apreciar claras reminiscencias de la antigua Grecia, del Renacimiento Italiano, del Barroco Español pero también guiños a las culturas Orientales: Árabe y Japonesa.

Y claro está,  cuando recuperamos tradición y estética de épocas pasadas, la artesanía está presente en todas las propuestas: tejidos bordados, labrados, patchwork, incluso macramé puestos al servicio del vestido y la belleza con mayúscula. Viendo esta colección una no puede evitar trasladar su imaginación a las maravillosas representaciones Dóricas, a maestros de la pintura renacentista o a la, tan presente en mi ciudad natal, imaginería del Barroco Español.

Os dejo con una pequeña selección de propuestas,  para que entendáis a que me refiero...









Mi segunda parada del recorrido, otro de los grandes de la Alta Costura: Elie Saab, el diseñador de reinas y princesas. La artesanía textil siempre está presente en las colecciones de este diseñador, no en vano sus creaciones están siempre marcadas por el valor de la artesanía árabe, cultura de la que se muestra orgulloso en todas sus creaciones.

Me encanta esta colección, pensada para una mujer actual que recupera el valor de la tradición, reinventándola, para vestir el día a día: los looks de fiesta son siempre espectaculares en este diseñador, pero, según mi parecer, lo más destacado de esta colección en concreto, son los looks de calle que combinan sofisticación, sensualidad, elegancia con el estilo más desenfadado y callejero: encajes, bordados, pedrerías, tradición aplicada a bermudas, botas, gorras, en fin, toda una explosión de originalidad y atrevimiento ... juzgad vosotr@s mism@s






La última parada: Shiaparelli, una firma que mantiene su tendencia a la provocación de la diseñadora que dio origen a la firma (Elsa Shiaparelli) y cuya colección primavera/verano, obra del diseñador Beltrand Guyon, merece mi atención, sobre todo,  por su tema de inspiración, muy cercano al DIY: la recuperación de los valores más primarios del ser humano; el calor del hogar, la importancia de la alimentación, la creación artesanal... el valor de lo esencial en la vida humana, en definitiva.

La colección en su conjunto, tiene, según mi parecer, propuestas algo excéntricas tanto por los tejidos usados, como por el colorido y la construcción de las prendas, sin embargo hay pequeñas perlas dignas de ser destacadas. Las chaquetas de Patchwork, trajes de chaqueta bordados con alegres colores, incluso los estampados relacionados con la cocina me resultan sumamente atractivos; un atrevimiento exitoso según yo lo veo.







Y bueno, es todo por ahora... ya estoy rebuscando entre la pasarela de Otoño-invierno, para hacer mi selección de la nueva temporada ;).

Feliz verano!!


La segunda prenda que tejí cuando retomé mi actividad de tejedora fue un chal de ganchillo, para mi hermana, que le abrigara las noches de feria, vestida de flamenca; mi objetivo era añadirle flecos de lana, para lo cual tomé clases de una de las muchas maestras que hay en Cantillana, población Sevillana, cuna de esta artesanía y productora de la mayoría de los flecos que adornan los mantones de manila producidos en nuestra región. El resultado fue bastante exitoso: mi hermana lo luce todos los años desde entonces, y yo me quedé con ganas de más :).


La idea de hacer una colección de mantoncillos para complementar los trajes de flamenca,  ronda mi cabeza desde entonces, hace ya 4 años... antes debía poner en marcha mi negocio y aprender la técnica suficiente como para resolver los pequeños retos que los distintos diseños me imponían... hoy ya están en la tienda nuestras primeras propuestas, y debo reconocer que me llena de satisfacción.

En este post yo pretendía contar detalles sobre todos los diseños, así como ilustrar someramente su proceso creativo, sin embargo, tengo que reconocer que no puedo hablar de esta colección,  sin antes agradecer a tod@s y cada un@ de l@s que me habéis ayudado a hacerla posible, por lo que los detalles de cada diseño los dejaremos para más adelante.

Tras la realización de la primera versión de los diseños, las manos de muchas de mis alumnas las han tejido, asumiendo el riesgo que ello conlleva; muchas de ellas han ejercido de Penélopes y yo les estoy infinitamente agradecida; me gustaría nombrarlas a todas, pero sé que resultaría muy aburrido para l@s lector@s,  así es que, como son todas muy listas, no es necesario que las nombre, ellas saben bien de quiénes hablo y a qué diseños concretos me refiero ;). A Carmen Segura  sí debo nombrarla especialmente,  ya que ella solita testeo 3 patrones en semana y media:  gracias Carmen por tu tiempo.



Una vez tenemos los patrones hay que editarlos: sesión fotográfica, diseño y maquetación, os podéis imaginar que, sin ayuda, no lo habría conseguido. 

En la sesión de fotos: el primer escollo a resolver era la localización, necesitaba un bonito decorado y, gracias a mis amigos (casi hermanos) Sandra, Pablo y Diego, que me abrieron las puertas de la hacienda Pino La Legua (Carmona) como si de mi casa se tratase, superamos con creces todas nuestras expectativas al respecto, sin los trajes de Flamenca Pol Núñez y sin los complementos de Le Voilá, el estilismo habría resultado mucho más difícil, gracias a las dos: Delia y Penélope por confiar en mi ;), también a Nacho por tus fotografías y vídeos, a Dani, por prestar tu equipo y tu trabajo como Operador, a mi amigo Juan, por el maquillaje: todo un lujo contar con este gran profesional del cine andaluz, a Wily Blazquez por estar y hacerlo todo mucho más fácil: el mejor location manager de Andalucía... de los mejores sin duda, a Gema, porque no sólo ha ejercido de bella modelo, también nos ha aportado sus conocimientos en moda flamenca para el estilismo, a Donatta: profesora de diseño y moda y una ayudante de vestuario/estilismo de lujo y, como no, a mi hijo, mi sobrina y sus amigos: los mejores modelos que una pueda imaginar ;). Gracias a tod@s por vuestro apoyo.



Tras las fotos: diseño y maquetación y ahí está Javi quien ha sufrido las prisas y nervios previos a toda primicia, gracias también a ti, Javi, por no desesperar.



Como veis hay mucho, mucho trabajo detrás de cada patrón, y lo que queda aún por venir: las traducciones al inglés (mi amiga Amaya está en ello), nuevas revisiones y soporte, para todas las que los compráis y...  además su distribución... toda una aventura.

En cuanto a esto último, la distribución, de momento, los patrones se venden sólo en kits y por separado, no hay distribución digital ya que, desde el principio, me ilusionaba la idea de editar un libro con los diseños y fotografías de la Feria típica de nuestra Región: fuente de inspiración de la colección. En estos momentos, trabajo para hacerlo realidad; la distribución digital tendrá que esperar y espero poder contar pronto novedades al respecto...

Y bueno... ya casi no me queda espacio ni tiempo para hablar de los diseños en sí, sólo os diré que la colección esta formada por 7 diseños, 5 de punto: faralaes, manzanilla, Solera, Triana y Guadalquivir y dos de ganchillo: VentoleraGitana. Los diseños de  punto son responsabilidad mía, los de ganchillo son de dos colaboradoras: Emilia Menézdez ( también diseñadora del Poncho Emilia) y Mar Fonseca, profesora de ganchillo en devanalana. Prometemos contar, desde aquí,  un poco más de cada uno de ellos, publicando un post detallado para que los vayáis conociendo mejor y/o para ayudar compartiendo trucos para facilitar su elaboración.

Espero sinceramente que os gusten...  os deseo un feliz fin de semana!



Hola... después de tanto tiempo... de nuevo...

Ya casi ni me atrevo a escribir dada mi falta de constancia en estos menesteres y es que llevo más de un año intentando decidir cuál es camino que he de elegir de entre las opciones que la vida me ponía por delante, lo que me ha impedido tener las ideas claras sobre qué y cuándo escribir. Estas decisiones no son fáciles, y menos aún cuando una ya no es demasiado joven... a ver, no me quejo, tengo mucha vida aún, pero digamos que me siento a mitad de camino,  así es que ya no hay muchas opciones para cometer errores, en estos momentos para mí,  volver por el camino andado es algo más costoso y, de alguna manera, una siente cierta necesidad de acertar en las decisiones importantes, por eso, el tiempo tomado para pensarlas, no es un tiempo perdido sino más bien un tiempo necesario.




Desde que inicié mi aventura en devanalana, he escrito algunos post y he intentado compatibilizar mi vida online (blog, tienda, redes sociales...) con mi vida off-line (tienda física y clases básicamente) y, lo cierto es que mi vida off-line ha acaparado la mayor parte de mi tiempo haciendo que abandonase , más y más, mis apariciones por el blog, mis relaciones con las redes sociales y la atención a la tienda online y es que, estar en ambas esferas simultáneamente, con actividades tan absorbentes, es muy difícil, yo diría que imposible y hasta un poco delirante,  por eso la toma de decisiones: elegir qué actividades abandonar y cuáles potenciar, ha ocupado mi mente en los últimos meses... o son años?.

La decisión está tomada: parece que fue ayer, cuando escribí un post en el que explicaba que necesitaba parar,  antes de continuar por el camino equivocado y sopesar bien hacía donde tirar... hace ya dos años que vengo pensando qué hacer!! y he barajado muchos cambios, de hecho, casi me equivoco en algunos de ellos, la verdad... pero en todo momento, antes de tomar una decisión siempre había una idea dando vueltas en mi interior; el recuerdo del vídeo que me recomendó Cris (Kireei) en un curso online que hice con ella. El vídeo lo compartí en el mismo post (si queréis refrescarlo podéis verlo aquí), en él ponen de manifiesto lo importante que es disfrutar, fluir y amar la actividad que realizas, así es que,  si hay un indicativo que te oriente a la hora de tomar decisiones, ese es la felicidad que sientes cuando la realizas.

Fuente
Entre todas las actividades que vengo desarrollando en estos años, hay una que, por encima de todas, me hace feliz:  el diseño de prendas para tejer; lo que más me gusta de dar clases, de tejer, de elegir las lanas para mi tienda, es diseñar las prendas que voy a realizar con mis alumnas, con mis agujas y con las lanas que elijo, así es que tras dar muchas vueltas al asunto y, como no, desprenderme de mis temores e inseguridades,  he decidido dedicar más tiempo a ello y centrar el negocio en el diseño de prendas en punto.



En los próximos meses voy a andar cambiando la orientación de devanalana: cierro la tienda física de Sevilla en la que atenderé sólo a partir de cita previa, elimino muchas marcas de lanas en mi tienda online y me centraré sólo en dos o tres máximo (de mi oferta os hablaré más adelante ya que hay novedades importantes que aún no están concretadas, por eso mejor se quedan pendientes) y, abriré una nueva línea con kits y patrones propios: creamos nuestra editorial con diseños propios y también de algunas amigas que, al igual que a mi, nos gusta diseñar!!

Estos cambios se irán produciendo poco a poco,  ya que el tiempo y la economía no me permite ir más rápido, además, como ya he mencionado, prefiero que todo vaya slow. 


Este post es, por tanto,  el pistoletazo de salida para el nuevo camino que ya, ahora sí, tengo elegido y, sobre todo, para explicar a tod@s mis clientes Sevillan@s y también a l@s de fuera que vienen a visitarme de vez en cuando, que a partir del mes de marzo, cuando quieran comprar, ver o tocar nuestras lanas, mejor me escriben primero a info@devanalana.com y yo vendré encantada,  y para los que no se lleven bien con los mails y las citas, también he previsto tener un Día de Apertura mensual (Open Day) que es otro modo de organizarse :).

Espero contar con la comprensión y el apoyo de tod@s mis amig@s ;)

Feliz semana!

B.